Una ley con la opinión de la SACPA

La presidenta de la Sociedad Andaluza de Cuidados Paliativos (SACPA), la doctora María del Carmen Francisco, ha saludado hoy de forma positiva que el Consejo de Gobierno andaluz haya aprobado el proyecto de Ley de Derechos y Garantías de la Dignidad de las Personas en el Proceso de la Muerte, una norma que aún debe ser debatida y ratificada por el Parlamento de Andalucía para su aprobación definitiva. La nueva ley andaluza regula el ejercicio de los derechos del paciente durante la última etapa de la vida para asegurar su autonomía y el respeto a su voluntad y dignidad, así como los deberes de los profesionales encargados de la atención y las funciones de las instituciones y centros sanitarios.
El proyecto ha sido redactado con el acuerdo y las aportaciones de más de 60 colectivos, principalmente de profesionales, sindicatos y asociaciones científicas, entre los que se ha contado especialmente con la opinión y valiosas sugerencias de la SACPA, o lo que es lo mismo, con los profesionales que tienen como responsabilidad directa los cuidados paliativos en Andalucía.
La presidenta de la SACPA, María del Carmen Francisco, como máxima representante de la sociedad científica que agrupa en Andalucía a los profesionales de cuidados paliativos, ha resaltado hoy el “enorme interés social de este proyecto de ley” y el gran esfuerzo que ha supuesto su redacción en la que colaboró el anterior vicepresidente y actual director del Plan Andaluz de Cuidados Paliativos, el doctor Rafael Cía, “a quien agradecemos su trabajo”. Según la doctora Francisco, “para garantizar la autonomía del paciente es imprescindible que disponga de una buena información sobre la situación de su enfermedad y las posibilidades de tratamiento. El paciente debe ser siempre el último responsable de la decisión”.
La presidenta de la SACPA cree que “sin duda, y aunque el texto probablemente pueda mejorarse durante su trámite parlamentario, va a constituir una ayuda decisiva en la toma de decisiones ético-clínicas en la atención a pacientes en las fases finales de la vida”.
La doctora Francisco, coordinadora del equipo de atención domiciliaria de cuidados paliativos AECC-SAS de Jerez, espera que la Consejería de Salud sume a sus objetivos en torno a esta ley “el reconocimiento de los profesionales que en Andalucía tendrán que aplicarla de forma práctica en su delicado trabajo diario”.
“La ley regula temas candentes y da seguridad al médico y a los profesionales de los paliativos. Pero es necesario que vaya acompañada de las correspondientes inversiones presupuestarias que hagan posible su cumplimiento, por ejemplo garantizando la equidad en los recursos y permitiendo la creación de más equipos de soporte en la comunidad autónoma”, aseguró hoy la presidenta de la SACPA, María del Carmen Francisco, quien incidió en la necesidad de la “homogeneidad en la formación del colectivo de paliativos”.
En su opinión, la ley garantiza “el derecho de todas las personas a recibir cuidados paliativos integrales y un adecuado tratamiento del dolor en el proceso de su muerte, y, lo que no es menos importante, la igualdad efectiva y la ausencia de discriminación en el acceso a los servicios sanitarios en dicho proceso”.
DIGNIDAD
La presidenta de la SACPA destacó hoy los principales valores de la norma aprobada por el Consejo de Gobierno andaluz, “sobre todo el respeto a la plena dignidad de la persona en el proceso de la muerte y que la garantía de que el rechazo de un tratamiento por voluntad de la persona, o la interrupción del mismo, no suponga menoscabo de una atención sanitaria integral y a la plena dignidad en ese proceso. Ese aspecto será esencial para todos, pacientes, profesionales y familias”.
María del Carmen Francisco ha valorado en el nuevo texto legal “el avance social que supone para los andaluces y andaluzas la promoción de la libertad, autonomía y voluntad de la persona, de acuerdo con sus deseos, preferencias o valores, así como la preservación de su intimidad y confidencialidad, aspectos que ya son muy tenidos en cuenta por los paliativistas andaluces”.