«Aspiramos a que se llegue a la muerte con dignidad»

Los cuidados paliativos suponen el último esfuerzo de la medicina. Hace veinte años apenas eran una aspiración médica. Hoy día conforman unidades clínicas en los principales centros sanitarios del país. Desde hoy, unos 250 profesionales sanitarios se da cita en Almería en el XI Congreso de la Sociedad Andaluza de Cuidados Paliativos. José Cristóbal Caparrós, primer presidente de esta sociedad, es miembro del comité organizador del congreso.

-La Sociedad Andaluza de Cuidados Paliativos vuelve a Almería.

-Sí. Fue en Almería donde se hicieron las primeras jornadas andaluzas, en noviembre de 1992. Fue aquí donde se inscribió la sociedad. Y a los diez años, en 2003, se celebró el décimo aniversario en unas jornadas en Torrecárdenas.

-La temática es amplia. ¿En qué se va a centrar el congreso?

-Vamos a tratar todos los planos de la actuación paliativa, y de la atención a las familias y a los pacientes. Desde nuevas investigaciones hasta avances oncológicos y no oncológicos. Habrá mesas de investigación, de desarrollo en enfermería, con psicólogos y voluntarios, para tratar todas las áreas de influencia. De ahí el lema ‘Desde nuestros orígenes’. Nunca pensamos, hace 20 años, cuando apenas éramos 20 personas las que nos reuníamos en Andalucía, que íbamos a progresar tanto integrando todas las áreas de paliativos.

-¿Quiénes son los principales pacientes de un paliativista?

-El 99% son oncológicos. Pero también hay casos específicos no oncológicos, como los que padecen insuficiencia de órganos, enfermedades degenerativas, demencias avanzadas, etcétera. Pero es la parte más pequeña porque no existe una disponibilidad reglada debido a las limitaciones existentes.

-¿Por la crisis?

-Si no hubiera crisis quizá habríamos podido ampliar los equipos o el personal. Ahora estamos igual que antes. Si hay más enfermos, tenemos que hacer una labor más intensa para que no repercuta en los pacientes.

-Las familias también se ven muy afectadas en casos en los que la muerte es el desenlace inevitable. ¿Cómo se actúa con ellos?

-Los paliativistas tratan a paciente y familia como una unidad. Tras un enfermo que sufre, hay una familia que sufre. Por eso no solo hay médicos, también enfermeros, psicólogos, voluntarios… Hay una labor importante de aceptación de la enfermedad para que se vea que es un proceso natural del circuito vital.

-¿Cuáles son las aspiraciones de un paliativista?

-Que las personas lleguen al final de los días con dignidad, que la mantengan hasta la última expiración. Y que el duelo no sea patológico, sino que la familia sea capaz de mantener un duelo normal, de aceptar la situación sobrevenida

Fuente:Ideal.es