Cerca de 150 profesionales debaten en Almería los avances en cuidados paliativos

Desde este miércoles y hasta el viernes, Almería acoge el XI Congreso de la Sociedad Andaluza de Cuidados Paliativos que se celebra con carácter bianual y será inaugurado por el delegado territorial de Salud y Bienestar Social, Alfredo Valdivia. Cerca de 150 profesionales de toda Andalucía participarán durante tres jornadas en diversas mesas redondas de trabajo y debate, en las que se abordarán las principales novedades en el ámbito de la medicina paliativa.

El simposio arranca con la conferencia inaugural, pronunciada por el responsable del Servicio de Oncología y Cuidados Paliativos del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla de Santander, Jaime Sanz, titulada Algunos ajustes en el Cuidado del Final de la Vida.

Las sesiones de trabajo se iniciarán el 11 de abril, con una mesa primera mesa redonda, sobre Oncología, moderada por el director de la Unidad de Gestión Clínica (UGC) de Hematología del Complejo Hospitalario Torrecárdenas, Antonio Gracia. En ella se abordarán los últimos avances en Oncología Radioterápica Paliativa, fármacos para el tratamiento paliativo de los pacientes oncológicos o los cuidados paliativos en Oncohematología.

La segunda mesa de debate se centrará en los avances en la atención paliativa de pacientes no oncológicos. Con la moderación del jefe sección de Medicina Interna del Complejo Torrecárdenas, Lucas Ruiz, se analizará la atención a pacientes afectados por demencias y otras afecciones degenerativas en fases avanzadas.

Por la mañana se celebrarán otras dos mesas redondas, una sobre la interacción entre atención primaria y la atención paliativa domiciliaria y otra sobre la labor de los profesionales de Enfermería y su papel en la aplicación de terapias complementarias. En la sesión de tarde se desarrollarán dos nuevas sesiones de trabajo, una primera centrada en la labor de los voluntarios y la segunda sobre el papel de la atención psicosicial.

El programa científico continuará el próximo viernes, 12 de abril, con la conferencia del presidente de la Sociedad Española de Cuidados Paliativos, Álvaro Gándara y dos nuevas mesas redondas sobre la investigación en el ámbito de la Medicina Paliativa y los programas de trabajo, como el nuevo Programa Andaluz de Cuidados Paliativos.

Atención Integral al paciente y su familia
La Unidad de Medina Paliativa del Complejo Hospitalario Torrecárdenas está integrada en la UGC de Medicina Interna del Centro. Ofrece tanto atención en hospitalización, como en consultas externas y domiciliaria, a través del equipo mixto de soporte de Cuidados Paliativos, que desarrolla su labor en colaboración con el Distrito Sanitario Almería. Sus profesionales desarrollan su labor en el Hospital Torrecárdenas y en el Hospital Cruz Roja de la capital. Cada año atiende a una media de 725 pacientes nuevos, en su inmensa mayoría enfermos oncológicos, aunque también ofrecen asistencia a personas afectadas por otros procesos, como enfermedades neurológicas degenerativas, demencias en fase terminal o insuficiencias orgánicas avanzadas.

A través de ella se ofrece una atención integral, tanto al paciente como a su familia. El responsable de esta unidad, José Cristóbal Caparrós, señala que “atendemos las necesidades del paciente, tanto desde el punto de vista físico, como psicológico, social o espiritual, entendiendo este último aspecto no solo desde el ámbito religioso, sino también desde el de la trascendencia del ser humano”.

Sus profesionales prestan apoyo específico a la familia y especialmente a las personas cuidadoras de los pacientes a los que atienden, ya que ellas son quienes sufren en mayor medida la evolución del enfermo. “Hay que explicarles cual es la situación del paciente y su evolución y tratar de que vayan comprendiendo lo que le ocurre a su familiar o a la persona a su cuidado”, explica el responsable de la unidad.

El equipo de psicólogos de la unidad de Medicina Paliativa atiende las necesidades de los pacientes, pero también de los familiares y de los propios profesionales. En el caso de la familia, se trata de prevenir la aparición del ‘duelo patológico’ y se ofrece atención a aquellos familiares que lo sufren. También se ofrece atención a los profesionales de la unidad, que por las características especiales de los pacientes a los que atienden, enfrentándose a diario a la atención de las personas en el final de su vida, pueden desarrollar el denominado Síndrome del Quemado.

En esta unidad trabajan tres facultativos, siete enfermeras, ocho auxiliares de enfermería y cuatro psicólogos. En esta plantilla se incluyen quienes atienden la atención domiciliara a través del equipo mixto de soporte, puesto en marcha en 2011 y a través del que se ofrece asistencia directa durante periodos de tiempo variables, en función de la complejidad de cada caso, así como la prestación de ayuda puntual y un seguimiento de la asistencia, además de una asesoría telefónica tanto a pacientes como familiares y profesionales. También trabajan en estrecha coordinación con los trabajadores sociales del sistema sanitario público, para atender las necesidades que en este ámbito puedan tener los pacientes.

Ley Muerte Digna
Andalucía fue la primera comunidad autónoma en regular los derechos y garantías de los pacientes terminales así como las obligaciones de los profesionales que les atienden, a través de la Ley de Derechos y Garantías de la Dignidad de las Personas en el Proceso de la Muerte, conocida como Ley de Muerte Digna.

La norma reconoce el derecho de los ciudadanos andaluces a declarar su voluntad vital anticipada, que deberá respetarse tal y como se establece en el Estatuto de Autonomía. Asimismo, reconoce el derecho a recibir, o no, si así lo desea el paciente, información clínica veraz y comprensible sobre su diagnóstico, con el fin de ayudarle en la toma de decisiones.

También se regula el derecho del paciente a recibir tratamiento para el dolor, incluyendo la sedación paliativa y cuidados paliativos integrales en su domicilio siempre que no estén contraindicados. La persona afectada podrá igualmente rechazar o paralizar cualquier tratamiento o intervención, aunque ello pueda poner en peligro su vida.

Fuente:Almeria360