Los cuidados paliativos para Elena, enfermera del H. U. V. Macarena

Continuamos  con nuestra serie de entrevistas a los profesionales de los cuidados paliativos como tú. En esta ocasión, nuestra participantes es Elena Fernández Pérez, enfermera de la Unidad de Cuidados Paliativos del H.U.V. Macarena de Sevilla desde hace 4 años.
Os dejamos con sus declaraciones que nos han encantado, y recordad que si queréis participar en nuestra sección “Queremos conocerte”, solo tienes que responder a este formulario: http://goo.gl/9bGQqT
¿Quién es Elena Fernández Pérez?
Soy enfermera, y trabajo en la Unidad de Cuidados Paliativos del H.U.V. Macarena , en Sevilla desde hace 4 años.
¿Qué significan para ti los cuidados paliativos?
Para mí, los cuidados paliativos, sería hacer de la muerte un proceso natural, elaborado, que se viva de una forma digna y completa.
¿Qué aspectos te gustan más de tu labor?
Lo que más me gusta de mi trabajo es que tratamos a las personas desde un enfoque global, valorando su realidad de forma multidisciplinaria, es decir, teniendo en cuenta su estado de salud, su espiritualidad, su entorno físico y social (ya sea su familia , amigos o soporte social).
Le prioridad a la parte humana y al trabajo en equipo también son facetas que me encantan de mi profesión.
Algún consejo para los compañeros…
En mi unidad, es muy importante reunirnos a diario, en una sesión en la que participa todo el equipo y se habla de cada enfermo uno por uno, y se determina cómo está y hacia dónde nos dirigimos.
¿Estás contentan con tu trabajo?
En general me siento satisfecha y valorada en mi trabajo, aunque hay días mejores y otros más amargos.
Una mejora reciente con la que estoy feliz, por lo necesario que me parecía, es contar en el equipo con psicólogo y fisioterapeuta.
¿Qué es lo más duro?
Algo que me resulta difícil, por la carga emocional que lleva implícita, es abordar el momento de la sedación terminal, cuando la persona es joven y está consciente.
¿Y lo más satisfactorio?
Lo que más me gusta, es cuando alguien, con una sonrisa, un gesto, unas palabras, una mirada… te hace saber que le has ayudado.Eso es sin duda lo mejor de mi trabajo.
Algo que quieras añadir…
Por otro lado, cuanto más avanzo y más tiempo llevo, la sensación de que me queda mucho por aprender también se hace más grande y planea sobre mi cabeza la necesidad de mejorar cada día.