La próxima era de los Cuidados Paliativos

The Journal of the Ameriacan Mediacal Association (JAMA) ha publicado un interesante artículo en el que analiza el presente y el futuro de los Cuidados Paliativos. En él señala la gran importancia de esta disciplina a la hora de mejorar la calidad de vida y aliviar los síntomas físicos y psicológicos de los pacientes con una enfermedad grave-compleja y sus familias. Asimismo, también reconoce que son necesarios introducir ciertos cambios en la aplicación de los Cuidados Paliativos para su mejora y desarrollo.
En cuidados paliativos no se puede esperar a tener una significativa influencia a nivel de población, a través del modelo tradicional de prestación de atención directa a los pacientes individuales y familias, según el artículo de Yael Schenke y Robert Arnold, autores del escrito publicado en JAMA.
Ambos autores señalan que el campo de los cuidados paliativos se ha ampliado considerablemente en los últimos 20 años, demostrando el valor de la participación de especialistas en cuidados paliativos para mejorar la calidad de la atención hacia el final de la vida de los pacientes gravemente enfermos.
Sin embargo también se apunta que la próxima era de los cuidados paliativos debe adoptar un enfoque más amplio en los sistemas de atención, la medición y la rendición de cuentas de los servicios paliativos, así como cambios en las políticas nacionales que promuevan la prestación universal de una atención de alta calidad en la enfermedad avanzada . Sin estos cambios, no será posible alcanzar el objetivo de mejorar la experiencia de los pacientes con enfermedad grave.
Según señala JAMA estos cambios deben ser básicamente 3:
– En primer lugar, los especialistas en cuidados paliativos necesitan desarrollar habilidades y mejorar la formación continúa para una mayor calidad en el tratamiento del paciente y su entorno.
– En segundo lugar, los sistemas de salud tienen que ampliar su enfoque para desarrollar programas de evaluación y mejora de la calidad de los cuidados paliativos que cada paciente recibe.
– En tercer lugar, los fondos públicos debe estar alineados con un objetivo nacional de mejorar la experiencia de los pacientes gravemente enfermos y sus seres queridos.