El caso de Dori manifiesta la importancia de ayudar al paciente a despedirse

Los enfermos que deben afrontar la muerte caminan por un sendero lleno de obstáculos, recaídas y confusiones. Al margen del sentir individual de cada uno, el hecho de que lo sociedad lo silencie no ayuda. Muchos psicólogos están convencidos de que preparar para el duelo también es ayudar al paciente a despedirse como parte de labor de acompañar.
Es muy común en estas personas que la certeza de estar viviendo el final de la vida les genere el deseo de restituir algo pendiente, disfrutar de momentos que no han sabido aprovechar o exprimir lo aprendido.
Esto ocurre con frecuencia precisamente en esta etapa. Saber escuchar y complacer de alguna manera estos anhelos está en manos de familiares y especialistas. No se podrían enumerar la cantidad de  testimonios que nos han dado una lección de vida, pero el caso de la modista Dori García (una española de 69 años que padece un tumor cerebral) ha tenido una gran repercusión mediática por la sonrisa que nos ha dibujado a todos.
Un reportaje publicado en el diario El Mundo nos cuenta como, con el amor y el esfuerzo de su hijo y través de la Fundación 38 grados (una organización sin ánimo de lucro que colabora con los profesionales, Dori ha visto cumplido su deseo en el centro sanitario de San Camilo, en la localidad madrileña de Tres Cantos: ver un pase de modelos en una improvisada pasarela Cibeles.
Imagen tomada del video de Daniel Izeddin