El doctor Marcos Gómez Sancho recoge en un libro pautas para comunicarse con el paciente y su familia

Hay lecturas imprescindibles, que aportan valiosos conocimientos y guías para la actuación en situaciones complejas a las que se enfrentan a menudo los profesionales de la salud. En el ámbito de los cuidados paliativos, la comunicación de las malas noticias es parte del día a día. Es importante hacerlo con profesionalidad y de forma humanizada.
Contar con determinadas pautas para ayudar al paciente y a su familia a hacer frente a la información no sólo supone un valor añadido a la labor médica, sino que incide en la mejora de la calidad de la ética profesional a todos los niveles.
Por ello, recomendamos la lectura del libro ‘Cómo dar malas noticias en medicina’ de un excelente profesional, el doctor en Medicina por la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria y honoris causa por la Universidad de la República de Uruguay, Marcos Gómez Sancho. Expresidente de la Sociedad Española de Cuidados Paliativos (Secpal), Gómez Sancho ofrece una guía útil frente al reto de informar en situaciones difíciles en el ámbito de la medicina.
Entre algunos de sus consejos está el de no dar nunca datos hasta no saber exactamente el diagnóstico y tener claro que esta es una responsabilidad que corresponde exclusivamente al médico, que es precisamente el que cuenta con toda la información. Su estrecha relación con el paciente puede amortiguar el impacto de lo que se le comunique.
En relación a la familia, y considerando el ‘paternalismo’ o la mentira como prácticas desaconsejadas, el doctor Gómez Sancho alude a la pertinencia de la ley de Autonomía del Paciente de 2002, que aclara que el destinatario de la información debe ser el paciente y en todo caso las personas que éste, en exclusiva, autorice.
En cuanto a la forma en se da la información, el autor propone dosificarla. Esto no supone ocultarla, sino no ceder a las presiones de la familia, con la que se debe trabajar para hacerles comprender actitudes que pueden ser perjudiciales para el paciente.
Además, señala Gómez Sancho, es crucial ser firme en el compromiso personal del médico con el paciente y la familia, expresando su apoyo incondicional.
Para concluir con una idea básica pero fundamental, el doctor afirma: “tan malo es callarse y mentir como dar toda la información brusca y sin hacerlo desde el punto de vista médico adecuadamente”.
Leer el artículo completo en Gaceta Médica.
Foto: medicosypacientes.com

Andalucía necesita 52 unidades de cuidados paliativos

El Día Internacional de la lucha contra el Cáncer en 2015 desvela unas cifras preocupantes para los paciente necesitados de cuidados paliativos. Según informa la Asociación Española contra el Cáncer (AECC), uno de cada 2 no tiene acceso a cuidados paliativos en el territorio nacional.
Es más, en España, como estima la Sociedad Española de Cuidados Paliativos (SECPAL), contamos con 458 unidades en lugar de 658 como correspondería por volumen de población. Por comunidades autónomas, Andalucía se encuentra por debajo del número mínimo necesario, situándose 52 unidades por dejado del mínimo necesario.
Otros territorios como La Rioja, Cataluña, Ceuta o Melilla superan el ratio establecido por SECPAL, para cuya organización, serían necesarios 28 millones de euros para poner en marcha las 200 unidades que aún faltan para atender a los pacientes con necesidades paliativas.
Si deseáis conocer más datos, os sugerimos la lectura de este texto redactado por Elena G. Sevillano para El País:
“El informe señala asimismo que contar con unidades específicas para cuidados paliativos puede ahorrar más del 60% del gasto que supone la atención a personas en el final de la vida. Cita un estudio de Gómez Batiste, de 2006, que asegura que estos dispositivos (tanto en unidades hospitalarias como domiciliarias) puede evitar ingresos innecesarios y disminuir la estancia media de los pacientes en el hospital.
Un 30,7% de las personas que requirieron cuidados paliativos fueron atendidos por equipos domiciliarios y un 17,9%, por hospitalarios, según los datos de 2007 que cita el informe.
“Aunque no nos lo creamos, en este país todavía hay miles de personas que requieren cuidados paliativos y que por diferentes razones no tienen acceso a ellos”, ha subrayado hoy la Reina Letizia durante el discurso de apertura de la IV edición del Foro contra el Cáncer de la AECC. Es presidenta de honor de esta organización.
Al foro también ha acudido el ministro de Sanidad, Alfonso, Alonso, que ha afirmado que el “gran reto” de la sanidad pública es garantizar que todos los tratamientos lleguen a todos los pacientes y evitar que tengan “más o menos suerte” de recibirlos en función del lugar donde viven.

Investigadores españoles elaboran el Atlas de Cuidados Paliativos en Europa 2013

Un grupo de investigadores españoles, dirigidos por el profesor Carlos Centeno, de la Universidad de Navarra, el profesor Javier Rocafort, director médico del Hospital Centro de Cuidados Laguna (Madrid), y el profesor David Clark, de la Universidad de Glasgow, han elaborado un Atlas de servicios de cuidados paliativos en Europa que se presentará en el Congreso Mundial de Cuidados Paliativos, que se celebra en Praga esta semana.

Este estudio internacional, denominado EAPC ATLAS 2013, ha sido promovido por la Asociación Europea de Cuidados Paliativos (EAPC) y en su diseño destaca la participación de dos prestigiosos investigadores españoles, miembros de la Sociedad Española de Cuidados Paliativos (SECPAL).

Según este Atlas, la alta “vitalidad” de los cuidados paliativos en España contrasta con la falta de especialidad, una escasa implicación de la Universidad todavía y la ausencia de una ley nacional de paliativos

Respeto a España, el Atlas señala que después de la publicación del Documento ministerial con la Estrategia Nacional de Cuidados Paliativos en 2007, muchas comunidades autónomas pusieron en marcha, por primera vez, un plan regional (Madrid, Galicia, Asturias, Cantabria, Baleares, Murcia, Aragón y Andalucía). Esto ha supuesto que en estas comunidades se haya incrementado mucho el número de servicios, pasando en el total nacional de 250 servicios en 2006 a casi 400 en la actualidad. A pesar de tratarse de cifras importantes (8 programas por millón de habitantes) nuestro país sigue lejos de alcanzar niveles de desarrollo equiparables de países de nuestro entorno (16 o más programas por millón en países como Irlanda, Bélgica, Reino Unido, Suecia, Holanda, Polonia y Austria) como detalla este Atlas.

Otro dato a destacar es que en España como en Europa, la Universidad se va abriendo a la enseñanza de Medicina Paliativa y la mitad de las Facultades han puesto en marcha asignaturas para los futuros médicos. En el contexto Europeo es de destacar que en trece países se enseña ya en el 100% de las Facultades de Medicina.

Aunque los indicadores de “vitalidad“ de cuidados paliativos en España son altos y equiparables al entorno en cuanto a reuniones científicas, publicaciones, actividad de las asociaciones profesionales, etc., en España no se ha previsto todavía la creación de un Area de Formación Específica (sub-especialidad) para Cuidados Paliativos. En Europa la tendencia en este sentido es clara y la mayoría de los países de Europa Occidental ya la han aprobado (como en Reino Unido, Irlanda, Francia, Alemania, Italia, Polonia, Noruega y hasta 14 países en total).

La edición cartográfica y edición completa del Atlas de servicios de cuidados paliativos en Europa pueden descargarse libremente

Por otra parte, el Atlas muestra una tendencia en Europa a aprobar leyes nacionales de Cuidados Paliativos que aseguren la equidad y calidad en la provisión de estos servicios. Por contra, en España la tendencia ha sido legislar a nivel regional (Andalucía, Aragón y Navarra) pero, genéricamente, sobre derechos de los pacientes en el proceso del final de la vida, no siendo leyes específicas de paliativos.

El profesor David Clark, director del Campus Dumfries y Director de la Escuela de Estudios Interdisciplinarios de la Universidad de Glasgow, señala que “a medida que la población europea envejece, hay un interés creciente en los cuidados paliativos y en el modo en el que los individuos recibir ayuda en el final de la vida. Este Atlas es una herramienta clave para impulsar políticas y buenas prácticas en toda Europa y para ayudar al desarrollo estratégico de nuevos servicios”.

El departamento de Geografía de la Universidad de Navarra, liderado por el profesor Juan José Pons, se ha encargado de realizar una presentación cartográfica de los resultados que resulta atractiva y está disponible libremente a través de la red y en aplicaciones para dispositivos móviles de las principales plataformas electrónicas.

La edición cartográfica y la edición completa del Atlas de servicios de cuidados paliativos en Europa pueden descargarse aquí.

También están libremente disponible en una aplicación electrónica llamada ICS-ATLANTES, en las plataformas de dispositivos electrónicos Apple-store y Google-play.

Fuente: geriatricarea.com

Un 20% de los pacientes ingresados en grandes hospitales precisan cuidados paliativos

Un 20 por ciento de los pacientes ingresados en grandes hospitales precisan cuidados paliativos, según ha asegurado el director de la Unidad de Cuidados Paliativos del Hospital Sant Pau de Barcelona, Antonio Pascual, durante su participación en un curso organizado por la Universidad de La Coruña y promovido por la Dirección de Asistencia Santaria del Sergas.

Allí, el experto ha recordado que este tipo de asistencia integral al final de la vida habitualmente se ha centrado en hospitales socio-sanitarios o de media-larga estancia. “Existen numerosas evidencias científicas del importante alivio ofrecido por los equipos de cuidados paliativos tanto en el domicilio como en el hospital”, ha señalado para recordar que la Sociedad Europea de Cuidados Paliativos “recomienda que existan entre 80-100 camas de cuidados paliativos por cada millón de habitantes, un equipo domiciliario por cada 100.000 habitantes y un equipo paliativo en cada hospital con más de 250 camas”.

De hecho, la Estrategia en Cuidados Paliativos del Sistema Nacional de Salud estima que entre el 50 por ciento 65 por ciento de las personas que fallecen en España necesitarán cuidados paliativos. “Todos los profesionales que atienden a estos pacientes tanto en Atención Primaria como en hospitales deben estar preparados para ofrecer estos cuidados”, ha destacado Pascual.

Además, ha proseguido, en situaciones de complejidad deben intervenir los equipos específicos de cuidados paliativos. La complejidad viene determinada fundamentalmente por situaciones clínicas difíciles como dolores y otros síntomas intensos, urgencias, crisis de angustia existencial, dificultades para el cuidado familiar o conflictos éticos.

Asimismo, durante la reunión ha intervenido el coordinador de la Estrategia Balear de Cuidados Paliativos y coordinador del Grupo de Espiritualidad de la Sociedad Española de Cuidados Paliativos (SECPAL), Enric Benito, quien ha asegurado que el modelo biomédico que predomina en la atención sanitaria en general, e “impregna” también los cuidados paliativos, se ha centrado fundamentalmente en los aspectos orgánicos de la enfermedad y sólo recientemente está apareciendo un interés creciente por explorar y atender las dimensiones subjetivas del proceso de enfermar y de morir.

“El ‘dolor total’ o sufrimiento, tiene aspectos que no pueden ser tratados y aliviados con los fármacos habituales. El dolor y el sufrimiento nos demandan aproximaciones e intervenciones completamente diferentes. El cambio más importante es descubrir que ante el sufrimiento no hay que actuar, no es algo que podamos resolver con un tratamiento, no responde a la categoría de los problemas”, ha señalado Benito.

Dicho esto, ha destacado la necesidad de que en el entorno de los cuidados paliativos se traten a las personas desde una perspectiva “integral”, facilitando las condiciones necesarias para que intentar que el final de la vida sea “sin dolor” y sin “miedo”.

Fuente: Europapress.es

Dr. Rocafort: "Todos los médicos deberían tener una formación básica en Cuidados Paliativos

El Dr. Javier Rocafort, director científico del curso en Cuidados Paliativos de la FFOMC cuya segunda edición arranca este lunes, afirma que todos los médicos deberían tener una formación, al menos básica, en esta materia porque todos se van a encontrar en algún momento de su vida con una situación terminal que tendrán que manejar

Madrid, 19 de abril de 2013 (medicosypacientes.com)

El ex presidente de la SECPAL en declaraciones a Médicos y Pacientes y con motivo del inicio de la II edición del curso puesto en marcha por la FFOMC y Fundación La Caixa destaca la importancia de este programa formativo porque “no se puede derivar todo a las unidades de cuidados paliativos; solo debemos hacerlo con los casos complejos. El resto debería llevarlo a cabo el médico de referencia”.

El Dr. Rocafort destacó la iniciativa de la Fundación para la Formación de la OMC de llevar a cabo este curso porque “la formación en este campo compete a todos los médicos y la OMC, al ser la casa de todos los médicos, permite con estas propuestas que todos los facultativos puedan acceder a esta formación básica, lo que supone un logro, por parte de la corporación.

Sobre la formación de los médicos españoles en cuidados paliativos asegura que, “ahora mismo y de cara al futuro, la solución es que en todas las Facultades de Medicina se enseñen unas bases de medicina paliativa, de la misma manera que a todos nos enseñan a atender un parto, “una medida que está ya en marcha puesto que, según el experto, hoy en día en la mitad de las universidades hay asignaturas de medicina paliativa  y, en el futuro ésta va a ser la solución”.

El Dr. Rocafort destacó que este es un curso para todo el mundo, especialmente para los que estudiamos hace algunos años y no tuvimos esta opción de saber cómo manejar un enfermo en fase avanzada terminal. Finalmente se refirió al curso que dirige junto al Dr. Marcos Gómez Sancho, del que dijo “cuenta con el respaldo del gran éxito de la primera edición en la cual se quedaron algunos médicos en lista de espera para realizarlo”, por lo que animó a todos los facultativos interesarse por el mismo.

Curso en Cuidados Paliativos de la FFOMC

El lunes arranca la segunda edición del Curso Básico en Cuidados Paliativos, organizado por la Fundación para la Formación de la OMC en colaboración con la Fundación La Caixa, creado con objetivo de promover el cambio de actitud del profesional sanitario ante la enfermedad terminal y la muerte, reconociendo los cuidados paliativos como la respuesta profesional, científica y humana a las necesidades de los pacientes en fase terminal y sus familias

Tras el éxito de la primera edición, la FFOMC ha puesto en marcha esta segunda fase con un programa formativo que se desarrollará mediante una metodología on-line a través del Campus Virtual de la OMC, plataforma de gestión, seguimiento y autoedición para la formación a distancia y contará con un amplio fondo documental. Todos los textos de este “Curso básico de Cuidados Paliativos”, han sido diseñados para que puedan ser útiles también a aquellos profesionales que establecen su primer contacto con los Cuidados Paliativos.

La dirección científica de este curso corre a cargo del Dr. Marcos Gómez Sancho, Director de la Unidad de Medicina Paliativa del Hospital Dr. Negrín de Las Palmas de Gran Canaria, Ex Presidente de la Sociedad Española de Cuidados Paliativos (SECPAL) y miembro de la Comisión Central de Deontología de la OMC y del Dr. Javier Rocafort Gil, Ex Presidente de la SECPAL y Director Médico del Centro de Cuidados Laguna de Madrid.

La FFOMC impulsa este programa formativo consciente de la importancia que tiene la formación de los médicos para el desarrollo de los cuidados paliativos y la creciente demanda social hacia esta atención específica en la que se ven involucrados, en mayor o menor medida, todos los servicios hospitalarios, así como la Atención Primaria.

Aunque existen especialidades más susceptibles de abordar este tipo de atención (tales como oncología, radioterapia, medicina interna, hematología, cirugía y urgencias), es evidente la necesidad de concienciar y establecer puentes con todos los servicios hospitalarios y con la Atención Primaria. Para ello es fundamental, primero, la formación de todos los profesionales sanitarios y, segundo, el desarrollo de programas específicos de cuidados paliativos con profesionales capacitados con posibilidad de intervención en todos los niveles asistenciales.

Fuente: Medicosypacientes.com